Los datos del paro vuelven a constatar la fragilidad de un mercado de trabajo precario y temporal

Hay que proteger más a los parados